Tu higiene bucal diaria

Las 3 claves del éxito

Cuidar los aparatos para que no sufran rupturas o despegamientos.

No ingerir alimentos duros ni pegajosos.
Masticar con las muelas y no morder con los dientes.
Evitar morder las uñas y otros objetos.
No tocar los alambres con los dedos.
Aliviar las molestias (llagas, rozaduras) con cera de ortodoncia.

Mantener una buena higiene bucal para que no aparezcan problemas gingivodentales (caries, decalcificaciones, gingivitis, etc.)

Evitar la ingesta de alimentos azucarados.
Cepillar los dientes después de cada comida.
Utilizar un cepillo específico para ortodoncia de cabezal normal o cabezal pequeño.
Utilizar una pasta dentífrica y un colutorio especialmente formuladors para prevenir los problemas más frecuentes.
Limpiar los espacios interdentales.
Comprobar la eficacia del cepillado.
Revisar los resultados del cepillado con un espejo.

Colaborar activamente según las pautas que indique el profesional.

Retirar los elásticos intermaxilares sólo durante las comidas.