El dentífrico adecuado

En la actualidad disponemos de dentífricos en forma de pasta, gel, líquido o en polvo y en todos los sabores.

 

Pero la principal misión es ayudar al cepillo a eliminar la placa. Por ello, debemos fijarnos en que contenta flúor.

 

La cantidad justa para el cepillado es una porción de pasta dentífrica del tamaño de la uña del dedo meñique.

 

Según los casos será necesario utilizar dentífricos específicos: antisarro, antiinflamamtorios....

 

En cuanto a los blanqueadores, dado el poco tiempo de permanencia en la boca, no resultan eficaces si se utilizan de forma aislada. Para que un blanqueamiento dental sea eficaz es preciso aplicar conjuntamente un tratamiento específico.