Odontología infantil

La odontopediatría es la rama de la odontología encargada de tratar a los niños. La principal diferencia con la odontología de adultos consiste en que el tratamiento de caries se produce sobre los dientes temporales o de leche lo cual hace que el tratamiento cambie.

 

En cuanto al aseo de la boca se recomienda iniciarlo desde recién nacido, para ello no será necesario utilizar un cepillo de dientes ni pasta dental, sino una simple gasa humedecida con agua hervida, con el fin de asear las encías y crear el hábito desde temprana edad.

 

Con la salida de los primeros dientes, se debe iniciar el cepillado de los dientes, sin ser necesario el uso de pasta. Este primer juego de dientes es tan importante con los dientes definitivos, puesto que las caries en los dientes de leche debilitan los permanentes.

 

Los niños deben aprender a cepillarse los dientes cuanto antes, iniciándolos en ello a manera de juego para crearles el hábito. La edad recomendada de inicio es a los 2 años para lo cual necesitarán que un adulto les cepille nuevamente los dientes para asegurarse el correcto aseo. No será hasta los 6 a 7 años cuando el niño podrá hacerlo totalmente solo. Comprar una un cepillo adecuado a su edad y tamaño de boca es primordial para lograr una buena limpieza.

 

En cuanto al uso de enjuagues bucales durante la niñez debe ser sólo bajo prescripción médica, su uso indiscriminado a estas edades puede producir daños en la dentición permanente.

 

El cepillado deberá realizarse después de las principales comidas y sobretodo antes de dormir. Dado que los niños aprenden por imitación, siempre será una buena lección que tus hijos te vean cómo te cepillas y como usas el hilo dental, que además de ser un buen ejemplo para aprender a usarlos es un buen ejemplo de hábito de aseo que el niño querrá imitar.

 

Además, es recomendable visitar al dentista periódicamente, porque se creará la costumbre en el niño a las revisiones dentales, con lo cual disminuirá su ansiedad y temor a lo desconocido. Tiene la ventaja añadida de poder detectar cualquier problema en su etapa inicial, con lo cual la solución será sencilla y menos traumática que llevar al niño cuando está con dolor de muelas que probablemente necesite de un procedimiento traumático que luego generará el miedo al dentista.

Vídeo infantil: A cepillarse los dientes