Acudir al dentista durante el embarazo es necesario para tener una buena salud integral

Los cambios hormonales y vasculares que se producen durante el embarazo pueden provocar caries, gingivitis, “tumor del embarazo”, erosión del esmalte o movilidad dentaria. Prevenir la caries y la gingivitis es la principal prioridad para tener una boca sana. Se recomienda ir al dentista, al menos, una vez y preferiblemente durante el 2º trimestre del embarazo. La caries es la enfermedad crónica más frecuente en la infancia y puede transmitirse a través de la saliva utilizando la cuchara del bebé para probar la comida, chupando el biberón o chupete, o a través de los besos. Se recomienda que los niños vayan al dentista a partir del primer año de edad, y limpiar los dientes de leche con gasas o cepillos pediátricos ultra-suaves después de las comidas.