Salud de las encías

Citas gratuitas para la revisión gingival a todos los ciudadanos que lo soliciten

Pero... Si a mí no me duelen las encías ¿debo revisarlas?
 
Si, porque aunque no le duela, usted debe saber que las patologías que afectan a las encías son indoloras, sin síntomas evidentes y, además, progresan sin que se de cuenta de ello. Por eso la mayoría de pacientes no saben que tienen una enfermedad en las encías hasta que es demasiado tarde.
 

Lo importante es mantener una buena higiene bucal: cepillado frecuente y cuidadoso y a ser posible con ayuda de la seda dental.           

 

Si además visitas a tu dentista al menos una vez al año, tus encías te lo agradecerán.

¿Qué sucederá si no reviso mis encías?
 
Si no revisas tus encías regularmente, aunque mantengas una buena higiene, lo más probable es que sufras una enfermedad periodontal, como puede ser la gingivitis, caracterizada por el enrojecimiento de las encías, que se inflaman y sangran fácilmente, derivando, si ésta no es tratada, en una periodontitis donde el hueso y los tejidos que circundan los dientes se destruyen, formando bolsas entre los dientes y las encías. A medida que la enfermedad avanza, los dientes pierden su soporte y comenzarán a moverse e incluso podrán llegar a caer o tendrán que ser extraídos.
 
¿Qué síntomas me avisarán de que estoy sufriendo una enfermedad de las encías?
 

Si percibes alguno de estos síntomas VISITA   INMEDIATAMENTE A TU DENTISTA

  1. Sangrado de las encías al cepillarse
  2. Dolor en las encías o bien las sientes inflamadas
  3. Mal aliento permanente
  4. Pus entre los dientes y las encías
  5. Dientes sueltos o que se estén separando
  6. Cambios en la mordida
  7. Cambios en la adaptación de las dentaduras parciales
¿Qué puedo hacer él para curarme?
 
En casos no avanzados el tratamiento se limita a una simple limpieza con ultrasonidos o un raspaje y alisado de la raíz del diente por debajo del borde de las encías. Si a pesar de ello, todavía permanecen bolsas periodontales profundas, éstas pueden ser eliminadas quirúrgicamente. De esta manera, la encía que estaba alterada por la enfermedad se podrá adherir de nuevo a los dientes y poner freno a la progresión de la enfermedad.

Pero nunca olvide que los pacientes con enfermedades periodontales deben ser examinados periódicamente. Esto incluye la remoción del sarro que se ha formado, pulir los   dientes y controlar la oclusión.