Unos hábitos saludables como una dieta equilibrada, ejercicio regular o no fumar, junto a una higiene bucodental buena, son indispensables para la salud.

Gingivitis: la encía aparece inflamada y sangra.

La inflación gingival puede cronificarse. Si no se trata, origina la destrucción del tejido y finalmente la pérdida de dientes.

Los individuos que padecen de depresión y ansiedad tienen un riesgo más elevado de sufrir dolores en la articulación temporomandibular

Según ha revelado un equipo de investigadores alemanes en un estudio publicado en el Journal of Pain.

Los científicos alemanes concluyeron que los síntomas depresivos están más asociados al dolor de la articulación que al dolor muscular, mientras que los síntomas de ansiedad se conectan más con este último tipo de dolor. Los autores del estudio consideran que los síntomas de depresión y ansiedad pueden provocar una hiperactividad muscular, seguida de una anormalidad muscular y la alteración de los mecanismos musculares, que pueden producir inflamaciones y causar dolor muscular. También sugieren que la ATM puede estar relacionada con los estímulos de dolor provocados por desequilibrios en la serotonina y catecholamines (neurotransmisores). Por lo tanto, el dolor en la ATM puede ser una manifestación física de ansiedad o depresión.
Los autores concluyen que existe una fuerte o por lo menos moderada relación entre los síntomas de depresión y ansiedad y las señales de ATM.

La inflamación de las encías puede ser el primer síntoma de la disfunción erectil

La periodontitis o enfermedad crónica de las encías, que cursa con inflamación y sangrado, puede ser consecuencia de un problema con el flujo sanguíneo general, siendo uno de los primeros signos para diagnosticar una disfunción erectil.

Asocian la pérdida de hueso alveolar con el riesgo de degeneración macular

Investigadores de la Universidad de Turku (Finlandia) han constatado mediante un estudio que los hombres con pérdida de hueso alveolar, en c...omparación con la población general, están cuatro veces más expuestos a sufrir pérdida de visión por degeneración macular (degradación de la retina, asociada principalmente a la edad). Los científicos, que han publicado sus resultados en la edición de enero de Journal of Periodontology, han llegado a esta conclusión tras analizar la relación entre dicha afección visual y determinados valores de la salud oral y general.
En el trabajo se estudiaron los datos de más de 1.700 personas, de las que medio centenar tenía signos de degeneración macular. Junto con el estado del fondo del ojo y el nivel de pérdida de hueso alveolar, se analizaron variables como la edad, la existencia de diabetes, la presión sanguínea, el tabaquismo o la carga bacteriana oral. Aunque no se estudió la posible relación entre la presencia de patógenos orales y la aparición de degeneración macular, sí se constató que, una vez realizados los ajustes por edad, tabaquismo y diabetes, el nivel de pérdida de hueso alveolar se relaciona directamente con la patología de la retina.