Sistema completo para la salud de las encías

Pasta dentífrica: actúa contra las bacterias y reduce la inflamación gingival


Cepillo de dientes: para la eliminación de la placa


Enjuague bucal: para un mayor control de la placa


Seda dental: para la limpieza interdental diaria

 

Cuidado de las encías

Hay personas que tienen las encías más delicadas y tienen tendencia a tener molestias. Para estas personas el simple cepillado de los dientes puede ser muy molesto e incluso puede provocar sangrado de las encías. Una boca sana no debería tener molestias a la hora de la higiene bucal, y tampoco la encía debería sangrar en ninguna situación.
El Biofilm dental (placa bacteriana) es el principal responsable de las enfermedades de las encías y el control eficaz de la misma, nos ayudaría a prevenir enfermedades bucales.
Las personas con encías delicadas o inflamadas requieren entonces un cuidado extremo de la acumulación de Biofilm dental y en especial en el margen gingival de los dientes.

Si observa cambios en su encía, cuanto antes visite a su dentista, mejores serán las posibilidades de recuperar la salud de sus encías y podrá prevenir la evolución hacia enfermedades más delicadas.

La placa dental es responsable de la progresión de la gingivitis y la periodontitis

El biofilm dental libera una gran variedad de sustancias biológicamente activas
El periodonto reacciona a través de la respuesta inflamatoria
La consecuencia es un conjunto de reacciones a nivel periodontal, desde la gingivitis leve hasta la periodontitis severa

El proceso de la inflamación gingival

Comer pescado ayuda a proteger las encías

Un estudio realizado por la Universidad de Harvard (EEUU), publicado en el Journal of the American Dietetic Association, concluye que la ingesta de pescado, aún en cantidades pequeñas, puede proteger las encías de posibles enfermedades, tales como la periodontitis.
En esta investigación participaron 9.000 personas que se sometieron a exámenes dentales periódicos. Según los informes, un 8% de la población estudiada padecía periodontitis y los resultados constataron que hubo una reducción próxima al 20% de esta patología en los que consumieron ácidos grasos Omega 3 procedentes del pescado. Sin embargo, Elizabeth Krall Kaye, profesora de la mencionada universidad y autora del estudio, confirma que son necesarios más trabajos de investigación para poder confirmar las propiedades del pescado sobre la salud oral.


La limpieza dental reduce el riesgo de sufrir infartos e ictus

La importancia de mantener una buena salud bucodental tiene repercusiones más allá de la cavidad oral, pudiendo afectar a nivel sistémico en forma de diferentes patologías.

Así lo han comunicado científicos de Taiwán, liderados por el doctor Zu-Yin Chen, cardiólogo del Hospital General de Veteranos en Taipei, al comprobar que la limpieza dental disminuye en un 24 por 100 el riesgo de sufrir un ataque al corazón y en un 13 por 100 las posibilidades de padecer un accidente cerebro vascular.

 

Según la investigación llevada a cabo, la limpieza dental profesional reduce el crecimiento bacteriano que causa inflamación y que puede provocar una enfermedad cardiaca. La protección contra la enfermedad cerebrovascular y cardiaca fue más pronunciada en personas que se sometían a una limpieza dental al menos una vez al año.



La estrecha interacción entre la diabetes y las enfermedades periodontales.

Hay suficientes evidencias que confirman cómo la diabetes afecta a la salud bucal y, más concretamente, a la salud de las encías. «En los últimos años se está constatando que la asociación entre estas dos enfermedades es bidireccional: no sólo la diabetes aumenta el riesgo de sufrir enfermedades periodontales, sino que las enfermedades periodontales pueden afectar a la diabetes, perjudicando el control de la glucemia», resume el Dr. Héctor Juan Rodríguez-Casanovas, odontólogo especialista en periodoncia por la Universidad de Texas-Houston.

Como muestra de esta vinculación, "un gran número de estudios han demostrado que las enfermedades periodontales son más frecuentes y suelen estar más avanzadas en diabéticos respecto a no diabéticos". De igual manera, se ha apuntado que «estos trastornos de las encías progresan más rápidamente en los pacientes diabéticos y que el mal control de la glucemia en pacientes con diabetes también se asocia con un incremento significativo del riesgo de pérdida de nivel de inserción y hueso alveolar».

La mayor susceptibilidad de los diabéticos a sufrir trastornos bucales no sólo se objetiva en las encías: infecciones oportunistas, boca seca asociada a los tratamientos farmacológicos, síndrome de ardor bucal, agrandamiento de las glándulas salivales, alteraciones en la percepción del gusto, etc.

Por tanto la salud bucal y periodontal debe ser parte integrante en el manejo de la diabetes; un tratamiento periodontal adecuado podría mejorar el control de la glucemia en pacientes diabéticos o que las periodontitis pueden iniciar o aumentar la resistencia a la insulina de una manera similar a como lo hace la obesidad. Asimismo, se apuntan datos como que los diabéticos mal controlados tienen tres veces más riesgo de sufrir periodontitis o que en España, en adultos entre 35-44 años sólo el 14,8% tendría las encías sanas, el 59,8% presenta gingivitis y el 25,4% periodontitis.



Descubren una proteína que ayuda a combatir las enfermedades periodontales

Investigadores de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos, han llevado a cabo un estudio en el que han descubierto que unas nuevas cápsulas biomiméticas de liberación controlada pueden servir para mejorar las enfermedades periodontales. Este experimento ha sido probado en ratones, en los que se ha comprobado su eficacia. En concreto, se trata de cápsulas de liberación controlada rellenas de una proteína que se inyecta entre las encías y los dientes. Esta proteína, conocida como quimioquina, actúa como señal de rastreo y consigue orientar las células inmunes hacia el área enferma, lo que reduce la inflamación y abre la posibilidad de que el tejido dañado se regenere.
Básicamente, el trabajo de investigación se centra en el proceso de inflamación. "Aunque la bacteria inicia la enfermedad, la inflamación es la que la conserva y la lleva a causar un daño progresivo", explica el profesor Little, responsable de la investigación. Para reducir la inflamación de las encías, Little y su equipo diseñaron las cápsulas inyectables de liberación controlada, contenidas en un material plástico semejante al polímero. Después de inyectar las cápsulas, el plástico se rompe lentamente y libera la proteína que permanece en el interior. Esta proteína se produce por las células existentes en el cuerpo con el fin de atraer glóbulos blancos a zonas específicas.